Buscar este blog

sábado, 15 de agosto de 2009

Tepoztlan


Les debo una disculpa a aquellos que me leen, que han buscado una nueva entrada y que no la han encontrado desde hace tanto tiempo! Por una parte he estado envuelta en una vorágine laboral que me ha impedido ocuparme de mi misma, y por otra, estuve participando en el taller de guión que me gané y todo el poco tiempo que me sobraba se lo tenía que dedicar a mi guión. Ahora se ha acabado el taller, estoy en Tepoztlán y acabo de ponerle punto final a Anni Blu.

Me vine a refugiar a Tepoz, sola, para retomar energías. ¿Como se olvida uno de uno mismo ? Es bastante más fácil de lo que pudiera parecer. Se enfrasca uno en el día a día, en el trabajo, se estresa uno sin darse cuenta siquiera, se obsesiona uno con las tareas cotidianas, se preocupa de los asuntos financieros y de pronto, un día, se da uno cuenta que lleva varios meses sin comer bien, sin hacer ejercicio, sin hablar con los amigos, sin pasear con su perro adorado… todas esas cosas que uno debe de hacer para poder lograr lo otro.
Me vine a un hotel-spa precioso y apartado llamado "Posada del Valle". Me costó un poco bajarme del ritmo acelerado que traía, apagar mi celular, entregarle los pendientes a mi asistente y desconectarme. Ayer que me dieron mi primer masaje, la chica me confesó que no había podido hacer gran cosa, que mi espalda había rechazado sus manos, que estaba demasiado estresada… dormí mal. Di vuelta tras vuelta, buscando una posición en la que no me doliera el cuerpo… hoy por la mañana desperté adolorida y me pregunté si había cometido un error, si volvería a casa más lastimada que curada. Pero a las 10 de la mañana, me metí a un temazcal y supe que estaba en el lugar correcto! El temazcal me asustaba, había escuchado hablar de esta terapia ancestral y pense que me volvería loca en la oscuridad y claustrofóbica cabina de barro… sin embargo, gracias a que lo compartí con una amiga querida, me sentó muy bien, aguanté los 40 minutos del tratamiento y salí de ahí sintiéndome despejada y renovada.
Después del temazcal, vino un tratamiento de envoltura de barro y otro masaje. Mi cuerpo, esta vez, cooperó de maravilla!

Por la tarde, después de una siesta, pasee por el pueblo y al volver me puse finalmente a escribir. Creo que no hay muchas sensaciones que se pueden comparar con la euforia de haber terminado una obra. Lo he sentido ya dos veces, una vez cuando terminé mi guión Mytomanía, después de más de dos meses de despertarme cada mañana a las 5 y media y escribir varias horas, dormir, y volver a la página, comer y por la tarde corregir… y hoy, cuando terminé de plasmar todos los cambios, mayúsculos, que surgieron durante el taller, para entregar mi guión a unos posibles inversionistas la semana que viene.

Hace poco más de un año, me dije a mi misma: "O empiezas escribir ya o no lo harás nunca y será algo de lo que te arrepentirás el resto de tu vida!" Abrí mi blog, metí mi guión al concurso y retomé un camino que había abandonado por muchas razones, entre ellas miedos e inseguridades. Hoy me doy permiso, al darme este mini tratamiento de spa, de sentirme orgullosa de mi misma y sobre todo, me doy la oportunidad de creer en mí y aprecio que todos estos años de leer libros sobre guionismo, de tomar cursos, de estudiar las películas que veo, han sido fructíferos y han servido de mucho.

Voy a cenar una ensalada del Che y me voy a ir a cama satisfecha. Sabiendo que en efecto me falta mucho, mucho camino por recorrer, pero que, al fin, me encuentro un poquito más cerca de mis sueños.

3 comentarios:

  1. Estoy orgulloso de ti!! Te está quedando padrísimo, ya quiero verlo hecho peli!!

    ResponderEliminar
  2. qué rico.... me encantaría poder refugiarme por un día en Tepoz del mismo modo o escaparme sin más al mar... un abrazo!! Felicidades por el guión :) :) :

    ResponderEliminar
  3. Querida Ale...
    Leí de los sinsabores que te (nos) deja esta crisis condenada hace ya varios meses, debí haberte dejado algún mensaje solidario, lo siento...
    Ahora me encuentro con que hace un mes intentaste zafarte un poco de lo asfixiante de la ciudad, espero lo hayas conseguido.
    Y eso de tardarse en escribir o hacer algo nos pasa a tantos, así que a veces no hay más que escapar y respirar otros aires...
    Un abrazo afectuoso bien bien grande.
    Ah, y si puedes ve a mi blogcito que recién seguí una de esas actividades de escribir sobre uno mismo y te he nombrado para segurla...

    ResponderEliminar

Me encantan sus comentarios, son importantes para mi!

EL REGRESO A MI MISMA Parte 1 Una noche hace ya más de doce años, me fui de fiesta con algunos de mis amigos más reventados. Comimos...