Buscar este blog

miércoles, 22 de febrero de 2012

Insomnio

Insomnio...
Son las 2 y media de la mañana y no puedo dormir. La cabeza me da vueltas... cada vez que cierro los ojos y me preparo para el sueño recuerdo algo que tengo que hacer mañana... si no lo anoto de inmediato me da miedo olvidarlo, si lo anoto, puede que pueda conciliar el sueño...
Antes también me pasaba esto pero ahora entiendo cuando la gente te dice que no volverás a dormir igual... no es solamente el hecho de que estás siempre pendiente de tu hijo, que con cualquier ruidito te despiertas, que duermes con un ojo al gato y otro al garabato... es también que los días se vuelven más cortos porque hay horas que son solamente para él (y así debe de ser, ¡no es queja!). Yo veía a mi cuñada que a las 2 de la mañana se ponía a arreglar cosas de la casa y pensaba que estaba loca... ¡yo estaría durmiendo!, le decía, ¿qué haces despierta a estas horas? Y ella me contestaba que era la única hora a la que podía hacer ciertas cosas, cuando los niños y hasta su marido, estaban dormidos... Ahora la entiendo. Ahora que estoy despierta a las 2 y media de la mañana escribiendo, porque escribir me relaja y me permite distraerme de los "pendientes", porque la casa está sumergida en un silencio absoluto que solo se interrumpe por el sonido de mis dedos sobre el teclado y uno que otro suspiro de mi hijo dormido. Ahora entiendo que la maternidad es un trabajo de tiempo completo y que ahora si, puedo decirle al mundo que mi vida ha cambiado para siempre. Soy feliz por ello, no cambiaría una sola cosa. Pero finalmente estoy entendiendo porque...

Buenas noches... un consejo, no le digan a las embarazadas que su vida va a cambiar para siempre y que nunca dormirán igual... de todas formas no lo entenderán hasta que lo vivan en carne propia, ¿que sentido tiene angustiarlas de antemano? :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantan sus comentarios, son importantes para mi!

EL REGRESO A MI MISMA Parte 1 Una noche hace ya más de doce años, me fui de fiesta con algunos de mis amigos más reventados. Comimos...