Buscar este blog

jueves, 22 de enero de 2009

Más tiempo perdido

Hoy me doy cuenta que ya no quiero perder más tiempo... la muerte de mi madre ha removido en mi tantas emociones y tantos pensamientos. Es como si todo hubiese estado asentado en el fondo de un vaso, como los asentamientos del vino, y que su muerte hubiera desatado un remolino que levantó cada pedacito y lo puso a volar. Me he preguntado y questionado todo: mi carrera, mi matrimonio, la relación con mi padre y mi hermano, la responsabilidad, el sacrificio, el tiempo que pasa, la vida.

Con respecto a mi carrera no tengo mucho que decir en este momento, solo que quiero algo más estable, me gustaría saber con cuanto dinero cuento realmente al final del mes y no vivir con la angustia de que se retrasen los pagos en las casas productoras... quisiera hacer más cine y levantar proyectos (tengo tantos y tan maravillosos, pero la verdad es que no sé ni por dónde empezar). Quisiera tener socios, volver a tener a mi rededor gente en la que puedo confiar y con quien hacer equipo... pero las malas experiencias me mantienen aislada, levanto una pared al rededor que impide que la gente se acerque demasiado, aunque sea lo que más anhele en el mundo. Yo tuve una vez unos "socios" con quienes construí miles de castillos en el aire, tuvimos oportunidades, algunas las tomamos, otras las arruinamos, otras simplemente nunca cuajaron. Pero la experiencia me dejó tan desepcionada de la gente, tan agotada de dar y dar y dar y no recibir nada a cambio, que me dediqué a hacer dinero, a trabajar para ganarme la vida, y dejé los sueños atrás. Ahora quiero recuperar esa capacidad de soñar. Quiero levantarme de esas malas experiencias y volver a confiar en la gente y sobre todo, en la idea de que cuando la gente se junta puede lograr cosas increíbles! Quiero volver a tener una "familia" laboral, un grupito con quien soñar, con quien inventar grandes y locos proyectos y con quien llevarlos a cabo sobre todo.

Sobre mi matrimonio, pues he pensado muchas cosas: sobre todo he agradecido que haya encontrado a ese hombre que está acostado junto a mi y que me quiere tal como soy. Con mis altas y mis bajas, con mis berrinches y mis necedades, también con mis virtudes y que está a mi lado, apoyandome en todo, siendo mi aliado más fiel y leal. Quiero tener hijos con él... y eso me lleva al siguiente tema que traigo en la cabeza:

La responsabilidad. Cuando aprende uno realmente a ser responsable? No en el trabajo, eso se aprende rápidamente, ya que de no ser responsable, la carrera no prospera. Pero cuando y cómo aprende uno a ser REALMENTE responsable consigo mismo, con su propia vida? No sé, pero a mi me está cayendo ahora, ahora a mis treinta y ocho años estoy finalmente entendiendo lo que es ser responsable. Soy responsable de cada uno de mis actos, de todas las decisiones que tomo o dejo de tomar, de quererme a mi misma y de no dejarme enfermar, de comer bien y de hacer ejercicio. Es MI responsabilidad no convertirme jamás en una carga para mi familia, es mi responsabilidad ahorrar dinero para mi futuro y para el de mi marido y próximamente el de mis hijos. Yo SOY RESPONSABLE de mis actos. Sobre todo eso, soy responsable hasta de los sentimientos que albergo, de los pensamientos que pasan por mi mente, de las cosas que escribo y digo. Hay gente que simplemente, en toda su vida, no logra jamás hacerse responsable. Simplemente piensan que alguien más tiene que ayudarles a cargar con su vida, viven en la victimización, coleccionando victipuntos (gracias Irma por ese término que no dejo de usar desde que lo mencionaste!) cada vez que álguien deja de hacer lo que ellos quieren. Yo no soy una víctima ni lo seré nunca, yo quiero y voy a cargar con mi propio peso, porque no quiero pesarle a nadie.
El privilegio de haber nacido en una familia con status y dinero es algo que jamás he agradecido. Mi padre, tantas veces, nos decía: "No saben la suerte que tienen, lo tienen todo…" pero yo, la verdad, es que siempre lo dí por hecho y por lo tanto, nunca me había hecho enteramente responsable de mi misma. Si, es cierto que llevo años viviendo sola, que llevo años manteniendome... pero siempre ha permanecido en mi es pequeña muestra de irresponsabilidad que va con el conocimiento de que habrá álguien que soporte tus caidas. El famoso "safety net". Ese padre que siempre está ahí cuando uno lo necesita y a quien le debo tanto ya!
¿En qué momento nos hacemos responsables y dejamos de ser una carga para nuestros padres? Tal vez si hubiera tenido una vida menos fácil, menos privilegiada, lo habría aprendido antes. Pero no la tuve y hasta ahora entiendo realmente lo que significa esa palabra. No sé si se lo he dicho, pero sé que va a leer este texto, y aqui puedo expresarlo mejor que en persona: gracias Papá, porque siempre me has rescatado, siempre me has compartido todo lo que tienes y sobre todo porque siempre he sabido hasta en los momentos más oscuros, que cuento contigo!

El sacrificio. Una palabra que siempre he asociado con el martirio, con la religión, con la iglesia católica y que por lo tanto siempre me ha causado una repulsión profunda. Pero esta también era una palabra que desconocía. Ahora se trata de sacrificar algo para conseguir otra cosa. Quiero tener un hijo, y voy a tener que sacrificar un poco mi carrera y sobre todo mi libertad.
Hace tantos años que he sido completamente libre en mi carrera, soy free lance, voy a dónde me lleva el viento, pero ahora, que quiero empezar una familia, sé que esa vida de libertad absoluta, de inestabilidad financiera pero de pasión por lo que hago va a tener que ser sacrificada en cierta forma, para poderme embarazar. Nadie quiere pasar nueve meses de embarazo con la angustia de que caigan los proyectos, nadie quiere contemplar la idea de un embarazo difícil pero puede suceder y entonces, que haces, como te mantienes, como sacas el dinero para sobrevivir? Yo no he hecho sacrificios jamás. Siempre he hecho lo que he querido y siempre he tenido la suerte de lograrlo. Hoy entendí que había que hacer un sacrificio y aunque me cuesta aún mucho trabajo conciliarme con la idea, estoy dispuesta a hacerlo. Seguro que por momentos me preguntaré si ha valido la pena y pensaré que mi carrera ha terminado! Pero tengo la esperanza de que las cosas se acomoden en sus lugares y que al fin de cuentas, me de cuenta que si valió la pena.

Ahora regreso al tiempo perdido, a la vida: hay que vivirla! Sin miedo, hay que proponerselo y hacer todo lo que uno ha soñado... aunque sea una sola vez, pero vivir la experiencia! Hay que amar a todo lo que da, hay que viajar y conocer el mundo, hay que tener hijos y educarlos y transmitirles nuestros conocimientos y nuestros aprendizajes, hay que aprender algo nuevo todos los días, hay que estar sano para poder lograr todo lo anterior, hay que amarse a si mismo para poder amar a otros, hay que ser responsables con uno mismo y cumplir con todas esas promesas que nos hacemos todos los días y que a veces no cumplimos, hay que escribir, hay que cantar, hay que salir y pasear con el perro que amamos, hay que tener cosas bonitas cerca siempre para recordad que aún hay belleza en el mundo, hay que despertarse temprano, a veces ver el amanecer y deleitarse con la naturaleza, hay que practicar muchos deportes y probar hasta dónde llega el cuerpo y la mente, hay que empujar el intelecto y hacer ese pequeño esfuerzo adicional en todo lo que hacemos, sobre todo hay que permanecer en movimiento perpetuo, buscando, siempre buscando para encontrar y luego seguir buscando más...hay que leer para entrar en las mentes de otros y entender otras formas de ver el mundo, hay que tener muchos amigos y apoyarlos siempre, hay que ayudar a los desconocidos, hay que comer con gusto y no hambrearse solo para verse un poquito más parecida a una imagen que la gente venera, hay que ser uno mismo todos los días y exigir que asi nos quieran que asi nos acepten los que quieran peramanecer cerca de nosotros...

Tengo en mi vida muchas maravillas: un padre adorado, un hermano con quien me he reencontrado ultimamente y que ha resultado ser también mi amigo, dos cuñadas maravillosas (hermanitas), dos sobrinas, una que es mi orgullo y adoración, y una que espero conocer más conforme crezca, muchas amigas que han sido mis amigas tanto tiempo que son parte de mi familia, una perra con cara de atún y sobre todo, antes que nada, un solo amor: el amor de mi vida, mi esposo y mi mejor amigo. Tengo TANTAS cosas! No sé ni cómo agradecerlas!

4 comentarios:

  1. wow!!! Ale, que emoción leerte así, animada, amorosa, con tantas ganas que contagias. Y bueno, dijiste tantas cosas que me parece que habría que conversar de tooodos esos temas con unos frescos y relajadores vodkas :) Mucha suerte en este arranque que se percibe tan poderoso!!!

    PD no creo que haya que "sacrificarse" para tener hijos, entiendo lo que dices, pero finalmente uno es responsable también de la manera en la que experimenta la vida no crees?

    ResponderEliminar
  2. A veces las cosas se ponen difíciles y uno no sabe qué hacer. Se pierde el rumbo, la vida parece conspirar en nuestra contra y caer en el desánimo se vuelve más atrayente que seguir luchando.

    Pero luego llega gente como tú, llena de vida, de esperanzas y de ilusiones y con toda esa energía que generas haces que todo a tu alrededor se ilumine y recobre color.

    Cuando más débil me siento, más fuerza encuentro en ti. Gracias por ser tú. Te amo, pedacito de universo.

    ResponderEliminar
  3. Aisht!
    creo que esos momentos en que los fondos del vaso se revuelven... son los qu emas le dan a la vida. Son adictivos y tan reveladores de más vida. Asi que no me queda más que felicitarte por lo que estas viviendo, seguro no es el momento en el que mejor te la estás pasando de la vida, peor también estoy segura que si es uno de "esos momentos".
    Con respecto a la invitación que me dejaste con las Orquídeas susurrantes, Adelante!
    Dime como quieres que nos pongamso en contacto y ya estás, le platicamos seguro!
    suena bien, y gracia spor tomarme en cuenta.
    Saludos, M.

    ResponderEliminar
  4. Hacía tanto que no veía a visitarte, disculpa esta condenada ausencia, a veces el tiempo se empeña en correr y el trajín se hace tan grande.
    Venía a agradecerte tu invitación... no imaginas el gran halago que siento que es... yo, encantada de participar.
    Y sólo me queda añadir que este recuento que nos compartes es summum de una vida plena, da alegría.
    Un beso y un gran abrazo solidario. No adivino lo que duele La Pérdida, pero sí adivino todo lo que deja, lo más maravilloso de ella.

    ResponderEliminar

Me encantan sus comentarios, son importantes para mi!

EL REGRESO A MI MISMA Parte 1 Una noche hace ya más de doce años, me fui de fiesta con algunos de mis amigos más reventados. Comimos...