Buscar este blog

miércoles, 11 de marzo de 2009



Hoy por la mañana me desperté con muchísimas ganas de quedarme en la cama.

No pude hacerlo, evidentemente, porque tengo cosas que hacer, tengo que terminar un presupuesto, tengo que ir al gimnasio, tengo que mandar hacer las invitaciones para la expo, tengo que vivir el día tal y como se me presenta. Pero esa sensación de no querer "entrarle" al día me invade a menudo. Algunos han dicho que sufro de bipolaridad, otros de depresión, otros lo adjudican a un desorden alimenticio: yo creo simplemente que la vida me abruma, que siempre me ha abrumado y que esa es mi forma de vivirla.

Porque todos los días me pregunto si estoy en el camino correcto, porque todos los días son importantes para mi y creo que cada uno de ellos va a marcar mi vida de alguna forma. Porque me pregunto seguido si estoy haciendo las cosas bien, si estoy dando el 100%, si podría hacer mas cosas para llegar a donde quiero llegar…si estoy actuando, si no estoy viviendo una mentira, si estoy siendo congruente conmigo misma…
Hoy, estoy haciendo todo por mejorar mi estilo de vida, pensando en el futuro, preparando mi cuerpo y mi mente para esa etapa en la que comiencen a resistirse. Estoy tratando de dar un salto en mi carrera que me de más satisfacción y que me lleve al lugar en el que participe de manera creativa en todo lo que desarrollo. Estoy re-escribiendo un guión que había dejado reposar y que ahora veo con nuevos ojos y que creo que tiene material rescatable para ser algún día, una buena película, estoy haciendo muchas, muchas cosas... Pero, a pesar de todo eso, hay días como este, que no quiero levantarme de la cama, no quiero enfrentar al mundo, quiero convertirme en parte del mobiliario, quiero abandonarme, abandonarlo todo…

Me pregunto si para todo el mundo el día a día es tan difícil... si cada mañana representa una lucha con uno mismo, con el mundo, con los otros, con la pluma, con el refri y con los aparatos del gym...

4 comentarios:

  1. Ale,
    yo creo que habemos algunas no nos dejamos tranquilas, y la verdad es que a veces se vale quedaste tirada en la cama y comer helado. Hay que darle tiempo a tu artista para jugar y disfrutar, esa es la manera de nutrirlo. Y qué hay más importante que escucharse y hacerse caso?

    ResponderEliminar
  2. Hola Ale, gracias por tu visita a mi blog.
    Me ha encantado descubrir el tuyo; veo que llego en un momento de reacomodo con la reciente partida de tu mami. Te deseo mucha paz y serenidad, y espero poder seguirte leyendo aquí.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ale,
    Creo que la necesidad del ser humano por siempre tener claro lo que siente y lo piensa lo lleva hacer clasificaciones como : bipolaridad, depresión , hiperactividad etc. Las cuales siempre tiene una connotación negativa o al menos eso nos enseñan.
    Pero creo que en realidad lo que sucede depende de nuestra alma de nuestro ser nuestra esencia en pocas palabras la energía para mi existen las almas que viven todo flat y sin cuestionarse nunca y viven el día por que así esta dicho, también están las que solo observan y no aportan. y gracias al universo existen las que se cuestionan las que siempre quieren más las que viven no por que sea una regla si no por que cada día es un regalo, son las que saben que siempre hay todo una aventura por delante , son las que sirven de guía a las otras , son las que su energía hacen mover al mundo ,regalan alegría y son muchas…
    Y creo que estas también se cansan de vez en cuando y piden paz , es normal tomarse pausas pero siempre para retomar con mas y mas fuerza.
    Besos karla s.

    ResponderEliminar
  4. Mi queridísima Ale:

    ¿Qué te puedo decir...? vivo cansada el 85& de mi tiempo y el resto estoy durmiendo... (jajajaja) Sin embargo, si no como azúcar y me alimento de frutas y verduras, me va un poco mejor. Quince días al mes llevo un ritmo y 15 días voy en cámara lenta. Para leer y escribir debo aprovechar al máximo estos quince días de luz porque los otros son para la reflexión, la meditación... para la ilumincación interna... en realidad no son tan malos... claro! si no tuviera un trabajo de oficina de 9 a 6. Definitivamente hay que atender y descartar las causas fisiológicas por la cuales la melancolía te atrape más de lo que tú misma deseas o disfrutas, así como ajustar el barómetro de las expectativas en tu proceso de duelo... pues el alma y el cuerpo requieren su tiempo y apapacho justo para reacomodar la vida y las coordenadas cotidianas. Por lo demás... festejo que cada día sea un viaje intenso, que tu aventura no cese y que le des el sello de ti a cada una de las piezas de tu composición maestra... Pues eso es una virtud y no un defecto... que implica tiempos y pausas que el reloj neurótico de la modernidad olvida, ignora, subestima... atropella!!! ... Pero su aparente tic-tac es algo que no debe cuestionar que todos los días de ti están llenos de la vida que eres... y que eso es lo que cuenta. Finalmente... invítame de tu guión y enséñame de mi postergado placer por aprender la hechura del cine... quizá en doble pausa no sólo nos divirtamos sino que descubramos que sí hay otras formas de transitar a medida que dejas expandir tu creatividad y la certeza de tu obra.
    te quiero mucho!!!
    y te abrazo fuerte, Mariana.

    ResponderEliminar

Me encantan sus comentarios, son importantes para mi!

EL REGRESO A MI MISMA Parte 1 Una noche hace ya más de doce años, me fui de fiesta con algunos de mis amigos más reventados. Comimos...