Buscar este blog

lunes, 21 de marzo de 2011

El Clavado

Hace unos dos meses me estaba preguntando si yo estaba lista para ser madre. Sin saber que casi en los mismo días que estaba escribiendo todas esas dudas y cuestionamientos, se estaba fertilizando mi óvulo y estaba ya iniciando este maravilloso proceso.

Llevo desde entonces aguantándome las ganas de escribir en el blog y de "postear" mi gran noticia! Hablando de trashumancias, ahí viene una grande. Una gran aventura que hace en verdad tanto tiempo que añoro que aún no puedo creer que por fin haya llegado el día. Creo que el miedo a no poder lograrlo era lo que me hacía dudar pero cuando trato de recordar, creo que no ha pasado un día de mi vida que no he añorado ser madre con todo mi ser.

Ahora estoy entrando en la onceava semana de embarazo. (No se preocupen, no se va a convertir esto en un blog de embarazada... y se se convierte en eso avísenme porque es difícil no obsesionarse con esto!!!)

Me siento llena de energía y sobre todo, siento en lo más profundo, que estoy viviendo esto en este momento porque así tenía que ser. Tengo 40 años. He vivido mi vida al pleno. Ya pasé por tantas cosas de la juventud y adolescencia que no tengo que revisitar jamás. "Been there, done that". Así que estoy completamente lista para ser madre. Y no, no voy a ser la madre joven que hubiera querido ser, pero voy a ser, espero, una madre más sabia por haber vivido tanto.

Una amiga mía me pidió hace unos meses que escribiera algo sobre lo que significa para mi ser mujer. Empecé mi letanía con lo que para mi significaba, hace unos meses: para mi la mujer es en esencia fuerte, guerrera, tiene una gran intuición, es luchadora porque ha tenido siempre que luchar por ser escuchada, por ser incluída y tomada en cuenta en nuestra sociedad y aún más en las sociedades en las que es menospreciada... pero hoy, además de todo eso, entiendo por fin que ser mujer es tener este privilegio maravilloso de dar vida a un ser humano (o varios!). Entiendo que mi cuerpo es milagroso, que está logrando algo inaudito: crear un ser, de la nada, de unas cuantas células... no quiero decir con esto que sea nuestro objetivo, nunca he pensado así, las mujeres tenemos la opción de ser madres o no, y no por no serlo, dejamos de ser mujeres. Pero cuando escojemos serlo, cuando decidimos embarcarnos en esta tarea de toda la vida, creo que entendemos finalmente que es lo que nos hace tan diferentes y especiales y tal vez que esta facultad es la que nos dota de tanta fuerza.

A mis amigos y amigas de este blog: si me eché el clavado y estoy FELIZ!

2 comentarios:

  1. Muchas, muchas felicidades. Estoy segura de que vas a disfrutar esta nueva fase porque estás serena y conforme con las anteriores y les sacaste todo el jugo y las enseñanzas.

    ResponderEliminar
  2. No tengo ni idea como llegué a tu blog, pero me emocionó el embarazo. ¡¡Enhorabuena!! Un bebé es siempre, siempre una bendición, vas a ver...
    Yo tengo cuatro en la tierra y el último que se nos fue al cielo al poquito de nacer. Y es lo mejor que me ha pasado en mi vida, cada día doy gracias a Dios por mis cinco hijos...Y creo que si volviera a nacer empezaría a tener niños con 20 ja,ja...
    Ya seguiré al tanto de tu embarazo. Un besote.

    ResponderEliminar

Me encantan sus comentarios, son importantes para mi!

EL REGRESO A MI MISMA Parte 1 Una noche hace ya más de doce años, me fui de fiesta con algunos de mis amigos más reventados. Comimos...